Blogger Template by Blogcrowds.

Tal vez no suceda todo al mismo tiempo en el mismo lugar. Como cuando en un día de lluvia, en unas calles hay sol. O será una sensación. Pero parecería que la poesía está pisando fuerte últimamente. Hay rumores de rimas. Como en viejos tiempos. Todo vuelve. Habrá decantado la espuma de los días...

Ya Spinetta hizo sangrar al durazno, Borges se dejó acechar por el espejo, Machado masticó el junco tierno a la sombra del alba y Martí dejó la rosa como estaba, el barco de Pizarnik encalló en el infierno, Artaud exhibió su ombligo aturdido y hasta García Márquez, sin métrica, nos dejó eternamente perseguidos por nubes de mariposas amarillas.

Pregunto ¿qué es la poesía? ¿Qué la distingue? ¿La opacidad de un orden, instantáneo, de palabras? ¿Un devenir de ideas a la intemperie? ¿La naturaleza ciclónica del lenguaje? ¿El alma en estado espeso? ¿O acaso el sueño rescatado del abismo o capturado entre el apenas despertar y el primer mate? ¿Qué es, qué tiene?

Hurgando con los dedos en la arena removida de los versos y llevando la mano abierta hacia los ojos, se encuentran pedazos de caracol de antiguos mares, cantos partidos venidos de rocas solitarias, la huella pulverizada de una caminata, la espina mordisqueada de algún pez vencido, el agrisado pelo de una cabeza abierta al universo, un cierto chicle desterrado de su herida, o restos del mejor amor en versión látex.

Nora Martínez


Este blog se mantiene con escritores de la Revista Odradek

9 Comments:

  1. Yanina said...
    Yo no entiendo nada de poesía, no entiendo por qué no se llama prosa rara y listo. Hay alguna poesía que está buena, ¿no? Es cierto. Pero otras veces se parece a un vestido de satén fucsia y zapatos de charol de tacos altos un domingo a las tres de la tarde en el Barrio Cartero de Hurlingham. Pero, recontrasinceramente, me gustaría cazarle la onda. Ser poeta y usar alguna ropa rara pero no de careta, sino como respuesta a algo sentido. Por lo pronto cuando me pongo una poesía no me termino de sentir cómoda, porque soy medio boluda y el charol me lastima los pieses.
    adrian said...
    Queres café?
    Queres un té?
    Querés un mate?
    Queres coger?

    Querés una vida mejor?
    Querés que dure nuestro amor?
    Querés un poco de humor?
    Queres coger?

    Querés que el mundo sea un lugar hermoso?
    Queres que cante lleno de gozo?
    Queres que no haya guerra ni destrozo?
    Querés coger?

    Querés la verdad irredenta?
    Queres un caramelo de menta?
    Querés que pida la cuenta?
    Querés coger?

    … bueno… dlae.

    Esto es poesía, giles.
    Nora Martínez said...
    De lo sublime a lo ridículo, no hay más que un paso. El de charol.
    Yanina said...
    ¿El charol no da, no? ¿O es idea mía?
    adrian said...
    Ustedes no entienden nada de puesía.
    Nora Martínez said...
    Y sí, el charol es un tema delicado de tratar, aunque fácil de lustrar. De brillo facilongo, no? De poemas y poesías sé que se llaman así porque su inventor fue Edgar Allan Poe. Es lo único que sé, que ya es un dato importante.
    adrian said...
    Tu sonrisa, tus labios
    tu cabello, tus ojos
    tus nuevos antojos…
    tu culo

    Tus ideas, tus vicios
    tus dedos, tu andar
    tu belleza sin par…
    tu culo

    Tu voz impaciente
    tu mirada candente
    tu estilo seguro…
    tu culo

    Tu reir desafiante
    tu trabajo agobiante
    en el cabarulo…
    tu culo…

    ¿lo puedo manosear?

    Alberto Démen Doza
    Madrid, S.XIII
    Sol - Imaginario Desesperación said...
    Me encantó el espacio, textos espectaculares. Mis felicitaciones por esta creación, realmente me voy deslumbrada.
    Cariños!
    Anónimo said...
    ¡Deslúmbrese, pero no se vaya!

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal