Blogger Template by Blogcrowds.


Los años terminados en cero, se consideran prolijitos y se los confunde con pródigos. Ya he escuchado por ahí, augurios románticos, económicos, políticos.
La magia de la simetría tiene buena prensa.
De este modo, Odradek, se suma a esa vorágine: logrará asestarle a la década una huella, vaticinaron algunos, que ven en esta propuesta una especie de milagro: la permanencia.
La revista Odradek, mientras, se mira el rostro y se ve continua y liberada de géneros desde antes que llegara el año prolijito, y parece que no piensa ceder.
Odradek se hará un hueco en la agenda de los lectores e insistirá, ese es mi augurio personal.
Los minutos "concertados", o en concierto con Odradek, no traen suerte, ni bailan, ni cumplen sueños, pero gorgojean, luciendo literatura sin necesidad de atavío vacuo.
Felicidades a todos, autores y lectores, que el año prolijito nos mantenga en el encuentro con esta revista que para alguno de nosotros es un clásico necesario.

¡Felices fiestas para todos!

Este blog se mantiene con escritores de la Revista Odradek

Ediciones Odradek acaba de dar a conocer su plan editorial para el año 2010. Se destaca la novedad: “Odradek, el libro”, un largo anhelo de lectores y público en general. Allí se agruparán cuentos inéditos, ensayos, textos seleccionados, con el útil acompañamiento de notas biográficas de los autores.
En “El libro de Arena”, Jorge Luis Borges describió un misterioso volumen de infinitas páginas que era ofrecido por un vendedor ambulante.
“Odradek, el libro” permitirá horas de disfrute, la aventura de las múltiples lecturas y relecturas, lo que de alguna otra manera también lo convertirá en un libro trastornado, trasnochado: infinito.
Dicen quienes han participado en la intimidad de la concepción del volumen que la infinitud (que no tiene ni puede tener fin ni término) es consecuencia del gesto en el trazo de la escritura, como una marca que no se imprime, como el viajero que no llega y por eso nunca aburre.
Habrá que esperar unos pocos meses para encontrar ese objeto maravilloso “Odradek, el libro”, pariente cercano de la revista. Recién entonces podremos constatar que el placebo de la literatura muta a pócima que permite la alquimia suficiente para convertir el suspenso que conlleva esta espera en placer.

Roberto Gárriz

Este blog se mantiene con escritores de la Revista Odradek

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal