Blogger Template by Blogcrowds.

Aunque originalmente las Sagas se consideraban relatos sobre personajes sobresalientes de gran influencia en la historia de los pueblos, el uso del término dentro de la literatura se ha ido extendiendo a todo relato que con cierta continuidad temporal que da cuenta de la historia de personajes, sucesos y para mi su mejor característica: no presenta particularidades morales en términos de buenos o malos, ni en los personajes ni en la historia que se narra. Es un término que se ha ido deformando en su propósito de difundir acciones de heroísmo o de héroes, para dar paso al relato secuencial, casi ordenado, de la vida de personajes dentro de un marco acotado de relaciones de época.
Creo que ese es el caso de los textos de Ariel Bermani, en la revista Odradek, con una sostenida perseverancia, publica la tierna saga del Ponchi y la Majita, con una prosa seca, despojada de exagerados artificios retóricos, tan común en las sagas heroicas; de lectura ágil, en donde es imposible soslaya el marco local, parque Lezama, muy bonaerense, como incluso uno de los títulos revela, Ariel Bermani despliega las inquietudes de sus personajes que establecen un diálogo con el narrador, a veces como si fuera un padre, a veces un amigo, a veces un testigo, la relación entre la cuestión infantil y la descripción que el adulto decide exponer en estos textos dejan sospechar una vacilación entre una realidad fragmentaria, o un documental o testimonio sobre cuestiones, o preguntas; a veces la distancia entre la vivencia del niño y la respuesta del adulto, a veces pasiva, a veces reflexiva, pocas veces conminativo, más bien como estableciendo un itinerario de cuestiones que el autor necesita exponer, para un inexistente respuesta sin preguntas, el transcurrir mismo, que presenta un horizonte de expectativa vacío, sin solución, como la vida misma, pero que con la continuidad de la saga, una nueva entrega cada vez, reanuda el relato, casi como si texto y la vida misma de los personajes estuvieran transcurriendo en tiempo real y en ese recorrido somos testigos del nacimiento de algunas lecturas, e incluso nos beneficiamos con el clima de la elección de narradores e interés de la mirada infantil.
Tenemos la posibilidad de reunir las páginas de esta saga o especie de diario de la vida del Ponchi y la Majita y leerlos desde el primer día hasta el actual y suponer un continuará, interminable como son las Sagas destinadas a los verdaderos reyes, los niños.

















Este blog se mantiene con escritores de la Revista Odradek

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal