Blogger Template by Blogcrowds.


Me gusta el poema de Octavio Paz (1914-1998), en el que expresa en forma breve pero contundente que somos escritura.

Hermandad

Homenaje a Claudio Ptolomeo


Soy hombre: duro poco

y es enorme la noche.

Pero miro hacia arriba:

las estrellas escriben.

Sin entender comprendo:

también soy escritura

y en este mismo instante

alguien me deletrea.

El escritor mexicano, expresa de otra forma lo que en el texto, “El problema de nosotros”, de Silvina Gruppo, el número 34 de la revista Odradek, el juego amoroso con la palabra; el cuerpo del verbo, del sustantivo, de la letra, traduce un desplazamiento de representación en donde los personajes y sus actos se convierten en figuras retóricas.
Silvina Gruppo, en esta propuesta, adverbializa los personajes, y la identidad de sus actos se extrapola y juega a ser pronominal.
Actos de apetitos y reflexiones forman un efecto concéntrico en relación al lenguaje, que aunque breve, es profundo en lo emocional, con signos transformados en incidentes de una historia que se cuenta en el entrecomillado, “nosotros”, “hace mucho”, “ayer”, y al mismo tiempo con fidelidad amorosa hacia la expresión escrita, que no es mera trayectoria tangencial, sino nudo mismo del texto, en donde las historias encubiertas, en un entrecomillado usado como señal de un referente del cual parece extraerse el sentido, son a su vez el propio lenguaje.
No es el primer texto con que esta autora irrumpe en Odradek, allá por el número 22, ya nos perturbó un poco con “Pequeños mozos”, y más lejos en el número 19, cuando me llamó la atención con “Las olas y el viento”, …alma es cuerpo y realidad es ficción…dice esta autora, cuyas propuestas no se circunscriben a una historia personal, sino a la inapelable certeza de que toda historia transcurre fundamentalmente en el lenguaje.


Este blog se mantiene con escritores de la Revista Odradek

5 Comments:

  1. Anónimo said...
    Hola.

    Soy lectora de la revista de desde hace algunos meses (cuando puedo en papel, pero en general, la sigo por internet). Me encanta el vuelco que la revista va tomando, y como de a poco se observa una renovación de los nombres. El texto de Grupo me encantó, de la misma manera que gocé y me sentí representada con los textos anteriores de ella. Me parece muy buena idea que se incluya la voz de las minorías en la revista.
    Me encantan los textos de Germán García y los de Roberto Garriz. También disfuto con los textos de Buche, aunque no llego a entenderlos muchas veces (en realidad no me doy cuenta si es "de las nuestras" o no). El resto de los textos, o me resulta muy académicos o muy pelotudos (perón por la franqueza). Pero creo que hay que respetar las opiniones de los demás ¿no?

    Felicitaciones.

    Romina Yurkov
    Fabián Ernesto Sandonalli said...
    A mí en particular me gustan mucho más los textos de Mariano Quintero que los de Dante Quinterno. Creo que Washington Sondon es ampliamente superior a Patoruzú, y esto en todo sentido.

    Por otra parte, la pretención academicista de ciertos autores de su revista - que sigo con fruición toda vez que consigo hacerme de un ejemplar en el Bar "Los 3 Chorizos" de Villa Urquiza - me parece un tanto desmedida siendo que está dirigida aun público general. Sólo está a salvo de esta apreciación la pluma de germán garcía, siempre claro, directo y sin florituras (lo contrario de DeRosso, por poner un ejemplo, quien se regodea con terminologías que el resto de los mortales desconocemos.

    Gárriz: Flojo.
    Al resto no leo tanto (saltéo partes de la revista) y me parecen puro Gruppo.
    Anónimo said...
    Fabián, siempre me han molestado los comentarios que me incluyen sin mi consentimiento.
    De dónde saca la idea que su medida de "resto de mortales" es el metro patrón para determinar quién debe escribir qué cosa y para quién y que si usted no lo entiende el resto de los mortales tampoco.
    Por qué será que algunos lectores cuando no entienden algo, se creen que fue escrito sólo para que ellos no lo entiendan.
    A ver, qué le parece: De Rosso escribe lo que le gusta, y a algunos mortales, también nos gusta.
    No se irá a creer el ombligo del mundo pretendiendo que De Rosso escriba lo que usted le gusta o entienda, o a los “mortales” que incluyó para sentirse que ignorante acompañado es mejor que único ignorante.
    Soy una simple lectora, mortal, por si tiene dudas.
    Por otra parte, el que escribe se condena, no hay escritor con más vericuetos que Germán García, si a usted le parece "clarito y sin florituras", lo que le falta son muchas lecturas, lo más probable es que no tenga ni idea de qué trata lo que escribe García.
    Algunos mortales, entre los que me cuento, podemos disfrutar de las torceduras de García, sin pretender volverlo precario en escritura para tranquilizarnos, y de las propuestas de De Rosso, sin pretender que escriba para una o lo que a alguien ignoto como usted, o yo, nos interese.
    Lo mismo para Anónimo, cuando encuentres algo "muy académico o muy pelotudo", pensá que estás revelando tu propia, frágil lectura.
    Una lectora común, mortal, como yo, piensa que una de las cosas buenas de esta revista, y no la única, es que cada autor escribe lo que se le da la gana, no hay "línea editorial", de manera que la revista es una sorpresa todos los meses.
    Por suerte yo disfruto mucho de lo que ustedes no ven o leen en esas propuestas.
    Lástima para ustedes, que se lo pierden.
    Y para no pasar el papelón de ustedes con sus comentarios, me abstengo de exponer algunos cuentos que no me gustaron, porque lo más probable es que no los comprenda, o porque los comprendo y no me gustan, simplemente, pero al menos tengo el respeto de no incluir en mi ignorancia o gusto, ni a todos los mortales, ni a clasificar al autor, ni a su obra por algo que puede ser mi propia ignorancia.
    Creo que el esfuerzo de mantener esa publicación, así como los medios que la acompañan, webs, blog, distribución y todo eso gratis, se merecen por lo menos el respeto de no ser insultados, me refiero a ustedes mismos, a no insultarse ustedes mismos, que con sus comentarios escupen para arriba, se desprecian a sí mismos, públicamente.
    Los autores, son excelentes y siguen siéndolo a pesar de sus escupitajos.

    Señores de Odradek, mis respetos.
    Gracias por este regalo mensual.
    Fiestas said...
    Fabián, siempre me han molestado los comentarios que me incluyen sin mi consentimiento.
    De dónde saca la idea que su medida de "resto de mortales" es el metro patrón para determinar quién debe escribir qué cosa y para quién y que si usted no lo entiende el resto de los mortales tampoco.
    Por qué será que algunos lectores cuando no entienden algo, se creen que fue escrito sólo para que ellos no lo entiendan.
    A ver, qué le parece: De Rosso escribe lo que le gusta, y a algunos mortales, también nos gusta.
    No se irá a creer el ombligo del mundo pretendiendo que De Rosso escriba lo que usted le gusta o entienda, o a los “mortales” que incluyó para sentirse que ignorante acompañado es mejor que único ignorante.
    Soy una simple lectora, mortal, por si tiene dudas.
    Por otra parte, el que escribe se condena, no hay escritor con más vericuetos que Germán García, si a usted le parece "clarito y sin florituras", lo que le falta son muchas lecturas, lo más probable es que no tenga ni idea de qué trata lo que escribe García.
    Algunos mortales, entre los que me cuento, podemos disfrutar de las torceduras de García, sin pretender volverlo precario en escritura para tranquilizarnos, y de las propuestas de De Rosso, sin pretender que escriba para una o lo que a alguien ignoto como usted, o yo, nos interese.
    Lo mismo para Anónimo, cuando encuentres algo "muy académico o muy pelotudo", pensá que estás revelando tu propia, frágil lectura.
    Una lectora común, mortal, como yo, piensa que una de las cosas buenas de esta revista, y no la única, es que cada autor escribe lo que se le da la gana, no hay "línea editorial", de manera que la revista es una sorpresa todos los meses.
    Por suerte yo disfruto mucho de lo que ustedes no ven o leen en esas propuestas.
    Lástima para ustedes, que se lo pierden.
    Y para no pasar el papelón de ustedes con sus comentarios, me abstengo de exponer algunos cuentos que no me gustaron, porque lo más probable es que no los comprenda, o porque los comprendo y no me gustan, simplemente, pero al menos tengo el respeto de no incluir en mi ignorancia o gusto, ni a todos los mortales, ni a clasificar al autor, ni a su obra por algo que puede ser mi propia ignorancia.
    Creo que el esfuerzo de mantener esa publicación, así como los medios que la acompañan, webs, blog, distribución y todo eso gratis, se merecen por lo menos el respeto de no ser insultados, me refiero a ustedes mismos, a no insultarse ustedes mismos, que con sus comentarios escupen para arriba, se desprecian a sí mismos, públicamente.
    Los autores, son excelentes y siguen siéndolo a pesar de sus escupitajos.
    libro said...
    guaaa!! me ha encantado espero que os guste el mio

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal